Empresa, Madrid, Tecnología

Todos los objetos de mi alrededor me mandan mensajes… y alguno me ordena

¿Se te ha olvidado tomar la pastilla diaria? Ya nunca más, un dispositivo en el medicamento nos lo va a recordar, y … cuándo se va a agotar, genera un pedido directamente a nuestra farmacia.

Un deportista de élite optimiza su rendimiento, mediante un dispositivo inteligente o un sensor en su ropa, que capta datos en tiempo real permitiendo planificar su progreso, monitorizar su estado físico y cambiar sus tácticas.

En 2009, el tecnólogo británico Kevin Ashton acuñó con el término “Internet of Things (IoT- Internet de las Cosas) la interconectividad de los objetos cotidianos a través de internet para interactuar de manera independiente con cualquier persona o máquina. Es decir, IoT se refiere al uso de cualquier objeto al que se le añade un sensor capaz de recoger y transmitir información, de forma que le podamos dar órdenes directamente, o mediante su información activar automáticamente el proceso a realizar.

Para el 2020, el mercado potencial de IoT se estima en 7,89 billones de euros, con más de 50 mil millones de dispositivos regularmente conectados a Internet (las personas llevaremos unos 7 dispositivos cada uno) compartiendo más de 40 mil millones de GB de Información.

Cualquier empresa tienen que prepararse para interactuar con “estas cosas” para acercarse a sus consumidores abriendo nuevas posibilidades de negocio. Podemos referirnos a los sensores de aparcamiento de un automóvil, o del coche autónomo… pero más curioso resulta el caso de “Internet of Tomatoes” de la empresa ADI de Nueva Inglaterra, que busca el tomate perfecto mediante el uso de sensores para recoger datos continuamente de las condiciones medioambientales en los campos de cultivos para saber cuándo regar, fumigar, abonar o recolectar.

La información generada por los objetos podrá ayudar también al periodismo para informar mejor y con mayor precisión, lo que se denomina “sensor journalism”.

Y también el Sector Público para generar ahorros, aumentar la eficacia de los gobiernos y mejorar los servicios para los ciudadanos al aplicar IoT en las ciudades.

IoT crecerá masivamente al reducirse los costes de conectividad, que según las previsiones, dentro de cinco años costará menos de un euro conectar un objeto a internet a través de sensores.

@pedrorobledobpm

Experto en BPM y Transformación Digital

25 Agosto, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *