Empresa, Madrid, Tecnología

Problema: empresas del siglo XXI con diseños organizacionales del XIX

Hammer y Champy, precursores de la reingeniería (cambio radical en los procesos de negocio para producir una mejora drástica), indicaron en los 90: Olvide todo lo que usted sabe sobre cómo debe funcionar una empresa. Casi todo está errado, alertando sobre el problema de las empresas al usar un diseño organizacional que data del siglo XIX. Si las condiciones han cambiado, se necesita un nuevo paradigma.

La gestión de la morosidad, el control de la deuda, el control de los márgenes, la gestión de los riesgos, la reducción de costes, la optimización de los recursos y el cumplimiento de normativas son aspectos prioritarios para que las empresas sean más ágiles (cambiar más rápidamente), eficaces (ahorren), eficientes(más tareas, más rápido y menos costes),excelentes (productivas y competitivas)  y exitosas (con beneficios) asegurando la satisfacción del cliente.

Si su organización se basa en departamentos preocupados por sus objetivos individuales, y sus pilares son la jerarquía, el control y la burocracia, está limitando el desempeño del personal para que tenga la flexibilidad que demanda el mercado.

El funcionamiento de una empresa queda definido por sus procesos (el proceso de ensamblaje de un producto, el proceso de reclamación de una factura, el proceso de venta…) Entendiendo un proceso como un conjunto de tareascon un orden de realización en el tiempo para obtener un resultado, el proceso explica qué debe lograrse, cuándo, y responde al porqué (y el para qué), facilitándole al trabajador la consecución de objetivos y por tanto, mayor satisfacción.

Para optimizar los procesos, necesitaremos documentar, automatizar, analizar y monitorizar los procesos de negocio, pero no en términos de funciones (marketing, ventas, producción, servicio al cliente…) sino en términos de procesos de principio a fin y cruzando todas las fronteras departamentales.  Gracias a BPM (Business Process Management – Gestión por Procesos de Negocio), una disciplina de gestión que incluye métodos, herramientas y tecnología, es posible  perseguir la mejora continua del funcionamiento de las actividades empresariales, ayudando a los empleados a administrar su trabajo, resolver de forma rápida y eficiente sus tareas, facilitar la colaboración entre compañeros y departamentos, y tomar correctamente sus decisiones con una orientación a la  consecución de objetivos a corto, medio y largo plazo.

Para afrontar los retos del mercado globalizado, la economía digital y la satisfacción del cliente con garantías no hay otro camino que la innovación de los procesos mediante BPM.

@pedrorobledobpm

Experto en BPM y Transformación Digital

 

 

 

 

7 septiembre, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *