Empresa, Madrid, Tecnología

Aplicación de tecnologías cognitivas a los procesos empresariales

Considerando que las empresas estamos solo evaluando el 0,5% de la información disponible, nos podemos imaginar el valor que podríamos conseguir analizando el 99,5% restante.

Pero para ello necesitaremos una ayuda tecnológica porque no tenemos tiempo suficiente para procesar tantos datos, y menos realizarlo con la velocidad necesaria para tomar decisiones en segundos. Necesitamos por tanto, Tecnología Analítica (que permita descubrir respuestas de grandes volúmenes de datos – Big Data -),  Inteligencia Artificial (que el sistema aprenda continuamente de la información que va  captando) y Automatización de Procesos (que actúe conforme a las decisiones más acertadas, fundamentadas por el análisis previo).

Los Sistemas Cognitivos, son sistemas de descubrimiento y asesoramiento, que se caracterizan porque facilitan la comunicación entre las personas y la tecnología al utilizar el procesamiento del lenguaje natural (entiende la gramática y el contexto, reconocen la voz), toman decisiones más acertadas a partir del procesamiento a velocidades sorprendentes (millones de datos en cuestión de segundos y responder a preguntas complejas casi en tiempo real), razonan (ante una pregunta, formulan hipótesis y escogen la respuesta con mayor nivel de confianza, proporcionando el razonamiento)  y analizan millones de datos estructurados  (datos de sistemas empresariales) y no estructurados(artículos, videos, audio, posts, texto en libros, sensores, informes de investigación, contenido redes sociales) en tiempo real. Aprenden continuamente, acumulando valor y conocimiento de cada experiencia, por lo que cada vez es más inteligente.

Cuando los Sistemas Cognitivos se combinan con la disciplina de Gestión por Procesos (BPM – Business Process Management), se añade “inteligencia” en la ejecución de los procesos de negocio de una empresa  y se facilita encadenar la ejecución de procesos como respuesta a las decisiones tomadas por el sistema cognitivo. Por ejemplo, el buzón de atención al cliente podría procesar toda la comunicación recibida (voz, email, sms, tuit…), entendiendo el lenguaje natural, identificando la intención del mensaje, respondiendo automáticamente en segundos al cliente (sin intervención humana) o activando una tarea a la persona más adecuada de la organización para realizar la solicitud requerida. Además, mediante el asesoramiento cognitivo se pueden resolver procesos no estructurados, que se van definiendo en la propia ejecución (el sistema va indicando qué tareas realizar y quién las deber realizar, aprendiendo la secuencia para poder repetirla en el futuro).

Experto en BPM y Transformación Digital

@pedrorobledobpm

 

 

16 noviembre, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *