Empresa, Madrid, Tecnología

La mejora continua es un diferenciador competitivo en la Era Digital

Las empresas son más competitivas cuando buscan continuamente la calidad de su organización, es decir al conseguir un grado de características cumpliendo unos requisitos, necesidades o expectativas establecidas, buscando ahorro de costes, más ingresos, mayor productividad, mayor rentabilidad, mayor satisfacción de los clientes, mejora de la imagen, motivación e implicación de los empleados, flexibilidad y preparación para el futuro, responder mejor a clientes y a las oportunidades de negocio, mejorar el ciclo tiempo / velocidad, mejorar la satisfacción, retención, y crecimiento de los clientes… Estos requisitos, necesidades o expectativas se convertirán en algún momento empresarial en objetivos estratégicos a conseguir.

Para dar un gran salto cualitativo y cuantitativo las organizaciones deben buscar la mejora continua marcada por sus objetivos estratégicos. La mejora continua es una filosofía empresarial que abarca una variedad de disciplinas y metodologías incluyendo Gestión por Procesos de Negocio (BPM Business Process Management), Gestión de Rendimiento, Gestión de Calidad, Cumplimiento Normativo… buscando una verdadera agilidad empresarial que permita optimizar y aumentar la calidad de los productos, procesos y/o servicios. Las empresas deben aplicar metodologías de mejora continua que permitan la optimización de los procesos operativos de forma que se pueda conseguir un mayor efectividad, eficacia y rendimiento en la ejecución empresarial orientada a obtener los resultados fijados.

Destacan tres metodologías de mejora continua (Lean, SixSigma y TOC), que además son complementarias, permitiendo focalizarse en diferentes puntos de mejora de los procesos empresariales y gestión de recursos de la empresa, e incrementar la satisfacción de los clientes al ofrecer en el tiempo correcto la calidad requerida de los productos y servicios.Veamos los que ofrecen las tres metodologías de mejora continua:

  • LEAN: (nombre denominado por James Womack a la filosofía de gestión utilizada por Toyota en los años 50) es una metodología de mejora que proporciona un camino a seguir para mejorar continuamente la eficiencia (capacidad para conseguir un efecto determinado haciendo las cosas bien desde el principio) en los procesos de fabricación o prestación del servicio. Para ello se apoya en la supresión dentro del proceso productivo de todo aquello que no aporta valor, permitiendo trabajar de una forma más eficiente y con un menor consumo de recursos. De esta forma, se alcanzan resultados inmediatos en la productividad, competitividad y rentabilidad del negocio.
  • Six Sigma: (desarrollada en 1985 por Bill Smith de Motorola) es una metodología de mejora que proporciona un camino a seguir para mejorar continuamente la calidad del producto o servicio, buscando ahorro de costes, permitir aumentar la satisfacción del cliente, conseguir el 99,9999% de eficacia (capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera) y eliminar la variabilidad y el desperdicio. Para ello se centra en reducir (hasta casi cero) los defectos (cualquier cosa que no cumple los requisitos del cliente) y variaciones en los procesos, los costes de calidad, los tiempos de ciclo y aumentar la productividad y la satisfacción de los clientes a través de la reducción de variaciones en los productos y los procesos para proporcionar a las organizaciones una ventaja competitiva sostenible en el tiempo.
  • TOC (Teoría de las Limitaciones – Theory of Constraints): (creada en 1970 por el físico Eliyahu M. Goldratt en su famosa novela empresarial “La Meta”) es una metodología de mejora que proporciona un camino a seguir para mejorar continuamente la capacidad de producción. Para ello se basa en atacar las restricciones o cuellos de botella(que marcan el ritmo de los procesos) que limitan la capacidad de los procesos productivos. El objetivo de esta teoría es que las empresas ganen dinero para lo cual se centra en tres aspectos: las empresas deben maximizar sus ventas asegurando su presencia en el mercado, reducir los inventarios   y minimizar los gastos operacionales.

La mejora continua es aún más vital hoy en día, convirtiéndose en un imperativo estratégico y un desafío creciente para las empresas de todo el mundo, dada la necesidad de responder rápidamente al hecho de que el entorno de trabajo esté evolucionando rápidamente, impulsado por cambios económicos, culturales y tecnológicos.

Experto en Business Process Management (BPM) y Transformación Digital

@pedrorobledobpm

 

2 Marzo, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *