Actualidad, Madrid

Podemos fracasa en su ridiculización a Cifuentes

EFE

Podemos se estrelló hoy en su moción de censura contra el PP en la Comunidad de Madrid, la que servía de ensayo general de la que se debatirá el próximo martes en el Congreso de los Diputados. Y sale tocado de un debate que ridiculizó por momentos el PP por tratarse de un «circo» y un «nuevo espectáculo» y sobre el que PSOE y Cs se pusieron de perfil.

El fiasco de Lorena Ruiz-Huerta como candidata alternativa pone ahora en alerta y en sobreaviso al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que será quien se postule frente a Mariano Rajoy con el único respaldo de ERC, Compromís y Bildu, es decir, 82 de los 350 diputados. En la antesala vivida este jueves en Madrid el resultado de la moción fallida ha sido de 27 votos a favor (Podemos), 37 abstenciones (PSOE) y 64 votos en contra (la suma de Ciudadanos y PP sin la diputada ‘popular’ Elena González Moñux, de baja por depresión).

Víctima de un efecto ‘boomerang’, la censura arrojada contra el PP ha acabado volviéndose en contra de Podemos. La sucesión de intervenciones de los consejeros de Cristina Cifuentes -hablaron todos menos ella- y el estilo brusco de la sesión desarmaron la estrategia de Podemos, que quedó enredado y atrapado en un debate martilleado por el tono bronco, embarrado y plomizo. Algo que a la postre logró diluir cualquier intento de dibujar una alternativa solvente a Cifuentes. «Hoy Podemos no puede», repitieron como un mantra todos los consejeros madrileños al concluir.

El partido ‘morado’ era consciente de que no tenía los votos para ganar, pero su empeño estaba en arrancar al menos una «victoria moral» contra el PP. Sin embargo, hasta el grupo parlamentario sucumbió a la sensación de haber tenido una oportunidad perdida, en un debate que se prolongó durante 10 horas, y de no haber sido lo suficientemente contundentes para poner en apuros a Cifuentes.

Valga de ejemplo una escena que se vivió en los pasillos de la Asamblea durante el receso para comer. La portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, recriminaba ostensiblemente a María Espinosa, una de las diputadas de referencia del grupo parlamentario, la falta de mordiente contra Cifuentes. «Tenéis que golpear a Cifuentes», incidía, «el informe de la UCO, el informe de la UCO, el informe de la UCO». Una muestra de lo frío que dejó a los miembros de Podemos el discurso de la candidata de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, cuyo elaborado relato careció de empuje emocional y se perdió en tecnicismos y el tedio.

Alejandro Entrambasaguas

@entrammbasaguas

9 Junio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *