Opinión

La CUP arrastra a Cataluña…y a España

La verdad es que este desgraciado país está llegando a unos extremos increíbles de la mano de los antisistema o anarquistas de siempre, de la cobarde pasividad de la llamada derecha política y social y del otrora respetable PSOE, que ahora cabalga simultáneamente con esa derecha ramplona, los antisistema y los separatistas.

La nefasta CUP independentista, haciéndole el juego a las instituciones catalanas en su protesta por las acciones que lleva a cabo la Guardia Civil, en el ejercicio de su función como Policía Judicial, convocaron una manifestación ante el cuartel del Instituto Armado en Travessera de Gracia para hacer tumultuariamente suya la protesta.

Afortunada e inmediatamente, numerosos usuarios de las redes sociales convocaron una contra-manifestación en el mismo cuartel, en apoyo de la Benemerita. Tal convocatoria no contó con el apoyo cobarde de grupo político alguno; fueron grupos de ciudadanos procediendo de manera autónoma y patriótica. Como es lógico se encontraron las dos, manifestación a favor y en contra, haciendo que más de treinta agentes se interpusieran entre ambas para evitar incidentes o enfrentamientos.

Por lo menos hay que reseñar que, en contraste con lo sucedido en otra ocasión reciente en Barcelona y en el vergonzoso incidente de Alsasaua, donde un teniente y un sargento fueron, y se dejaron apalear, por elementos separatistas, en esta ocasión la Guardia Civil rechazó solicitar la ayuda de los Mossos de·Escuadra para proteger su instalación.

Por boca del Presidente del Sindicato Independiente de la Benemérita, al conocerse la convocatoria de la CUP, hizo saber claramente: “nosotros mismos nos podemos autoproteger”, “no nos sentimos representados por los comunicados que han hecho públicos otras asociaciones, dando una imagen de una Guardia Civil llorona pidiendo a los Mossos protección porque la Guardia Civil puede protegerse por sus propios medios. Y, menos mal, así ha sido.

Por otra parte, no se trata de autoprotegerse porque la Guardia Civil naturalmente no tiene temor alguno a ningún tipo de amenaza porque es el propio Ordenamiento Jurídico quien la protege. Guardia Civil que no actúa “motu propio” en nada, sino a las ordenes de los Poderes Judicial y Ejecutivo. Estaría bueno que la Benemérita tuviera miedo de cuatro energúmenos sueltos.

Pero ya es  triste que se esté llegando a estos extremos en los que se pone en cuestión el deber, las acciones, la profesionalidad y el valor de los miembros de la Benemérita. Y mientras tanto seguimos con la pasividad ejecutiva del Gobierno ante el continuado alarde seudolegislativo autonómico, traidor, sedicioso e insensato, acercándonos cada vez más a la Diada -el 11 de Septiembre -que será, valga la redundancia, otro alarde de manipulación  de la población separatista, y desde ahí a solo un paso del cacareado 1º de octubre y el  “churrirreferendum”.

Manuel Monzón

12 agosto, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *