Opinión

Defensa y rebelión

En el ámbito de la Primera División del fútbol español es evidente que se está produciendo una rebelión de los “pequeños”, sin  historial ni tradición en la “División de oro” de nuestro balompié. Me refiero naturalmente a los éxitos de los Éibar, Getafe, Leganes, Alavés, Girona, etc…. Rebelión que ya inició hace unos años la irrupción del Villarreal castellonense. Sea como sea es bonito que, a base de esfuerzo e ilusión, y no siempre de dinero, estos “pequefutboleros” les “estén poniendo las peras a cuarto” a los grandes de siempre, titulares primarios de las principales ciudades del país.

Por supuesto semejante amenaza exige de los “mayores” o “grandes” una reacción que ya está teniendo lugar. Psicológicamente,”a lo Barca”, jugando mejor que nadie, aunque también haya sido víctima sorprendente de empates insospechados. Y con mayor humildad o simplemente miedo la reacción ultra defensiva el Atlético de Madrid de Simeone, tan sólo batido en una ocasión en todo  lo que va de temporada, sobre la base de empates también y pírricas victorias por uno a cero. O sea, seguir en cuanto se refiere a puntos de “grande” pero en lo que respecta a actuación y atractivo de juego ir de “vulgarillo temeroso”.

Simeone está negando aquello siempre admitido de que “la mejor defensa es un buen ataque”; según el “feroz” entrenador rojiblanco, algo “fracasadillo” en los últimos tiempos, manejando mal su vestuario, ha impuesto lo que pudiéramos denominar “defensa sobre todo”, lo que pudiera convertirse en otro dicho que rezara ” la mejor puntuación se obtiene con el mínimo de ataque y la defensa total”. En fin, espectáculo feo y miedoso éste de los “grandes” sintiéndose víctimas de la rebelión de los “peques”.

 El “Barca” cada vez tiene más dificultades para mostrar e imponer su evidente mejor juego entre todos; el Real Madrid del “otrora” sonriente y “tontito” Zidane se dedica a hacer bueno otro dicharacho: “una de cal y otra de arena”. Y, por último, el Atlético de Simeone se ha mimetizado con  los “peques” rebeldes, convirtiéndose en una más de ellos. Y, véase como se quiera ver, el fútbol de ataque es mucho más bello y atractivo que el defensivo y no digamos el ultradefensivo de Simeone. Hace dos temporadas vengo diciendo que el entrenador rojiblanco ha agotado su magnífico ciclo en el Atlético aunque no se quiera dar por enterado.

Manuel Monzon 

28 febrero, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *