Opinión

DERIVA AUTORITARIA

Los casi sesenta millones de votos del ex capitán brasileño Balsonaro ( el 46% de los votantes , en primera vuelta ,de un censo total de 14 7 millones ;46% que parece va a convertirse en la segunda vuelta en un 58% ) vienen a confirmar la deriva autoritaria en el gusto de los electores en el mundo de la política y no de forma antidemocrática o golpista, sino sujetándose  a los límites de los sistemas democráticos ,incluso viniendo de formaciones descalificadas por la izquierda radical como ultraderecha o extrema derecha . Y es que esas formaciones hasta hace poco sólo con objetivos romántico testimoniales vienen comprobando en estos últimos tiempos  que pueden competir  con ” los de siempre ” y hasta incluso llegar a ganarles elecciones .De este modo se está produciendo en paralelo el auge de esos grupos antes sólo testimoniales y nostálgicos al tiempo que se dan cuenta de que su posible victoria ha de basarse en el abandono del expresionismo e identificación/nominación extremistas.
Así lo ue podemos/debemos denominar derechas demonacionales están abandonando el extremoderechismo y compitiendo con los gastados y antiprincipios partidos que tradicionalmente tenían la exclusiva de las mayorías y los consecuentes gobiernos fundamentalmente en cinco campos que los últimos citados vienen maltratando desde hace mucho tiempo , aparte de las concepciones y contraconcepciones sobre Dios y Patria .
El primero de esos terrenos es el de la lucha contra la crisis económico/financiera de la que el “super primer mundo” no consigue salir porque pretende hacerlo en beneficio de los más ricos y su instrumento bancario y en perjuicio , a base de abusos fiscales ,delos menos afortunados ,estancados en el paro , la persecución de los autónomos y en la precariedad del empleo . Mucha verborrea demagógica ,amparada  su ineficacia en la debilidad del equilibrio parlamentario que tan pocas medidas de verdad permite y consecuentemente asustando a los más débiles .
En segundo término los “demonacionales” empiezan a superar  a los “demotradicionales· en programas anticorrupción ue los segundos no quieren ni pueden abordar en serio PORQUE VIVEN DE ELLO estructuralmente  y casi lógicamnte en el abuso personal. Con semejante comportamiento han conseguido que las gentes sencillas consideren como corrupta o precorrupta a toda la clase política que se aprovecha de las estructuras pro corruptas ,como nuestro nefasto e insostenible Estado de las Autonomías y la legalidad de los partidos separatistas protagonistas ,por la ley electoral que padecemos ,del bisagrismo que les permite someter a las mayorías no absolutas a su capricho exigente.España es ejemplo máximo de todo lo dicho,con un Estado autonómico que nos cuesta ¡ 86500 ! millones anuales de euros y un exceso independentista que amenaza de continuo nuestra unidad nacional .
Como tercer ámbito de confrontación la derecha “demonacional” está capitalizando los abusos de la política de género de ultrafeministas y ultrahomosexuales , conectando con las gentes sencillas aue estaban bien dispuestas a la tolerancia pero no al abuso ensoberbecido del que vienen siendo víctimas en los últimos tiempos las sociedades por las excesivas políticas de género que han pisado el ecelerador,sustituyendo la mera oposición por la FOBIA e imponiendo  el orgullo de homosexuales y lesbianas  como forma de vida superior a la hasta ahora tenida como normal y heterosexual.
En cuarto lugar son contempladas las “demonacionales” o “demoautoritarias” con la esperanza de que sean capaces de controlar y detener el exceso migratorio ,auténtica invasión de la que está siendo víctima toda la Unión europea .Exceso que vienen aprovechando “los de siempre” para sumir al primer mundo en una especie de neoesclavitud de foráneos en perjuicio de los autóctonos, que se ven empujados  al paro o la huída al extranjero por la imposible competitividad con esos “neoesclavos” dispuestos a a aceptar sin remedio la precariedad de empleo,en tiempo y remuneración,porque no pueden hacer otra cosa para sobrevivir.Y todo ello adobado con una propaganda seudohumanitarista ,en realidad protectora de las mafias que se ocupan del “reclutamiento” y traslado de esos neoesclavos en potencia .
Por último favorece el progreso y auge de los “demoautoritarios” o “demonacionales” el escepticismo cada día mayor respecto a la pertenencia de las naciones históricas a organizaciones ghlobales o cuasiglobales que casi han acabado con laas soberanías nacionales.La recuperación de esa soberanía se ha convertido ,en contra del supranacionalismo gigante,en un deseo generalizado,consciente de que lo supranacional sólo sirve para someter soberanías nacionales al  dictado de los más fuertes económicamente,tipo bunker bruselense.
Manuel Monzon
15 octubre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *