Empresa, Madrid

Una empresa venezolana abrirá en Madrid el mayor outlet de España

Han pasado seis años desde que el centro comercial Avenida M-40 echara el cierre definitivo. El estallido de la crisis económica y la aparición de un nuevo competidor, como sería el centro comercial Islazul en 2008, fueron los motivos principales que explicaron la debacle de este proyecto.

Su propietaria, la portuguesa Sonae Sierra, admitía entonces que sufría un deterioro progresivo, conreducciones “continuadas” en el número de visitantes y facturación. Por ello, ponía en venta el centro comercial.

No fue hasta finales 2012, cuando Sonae consiguió vender el Avenida M-40. La compradora fue Sambil, una compañía constructora venezolana especializada en el negocio. La empresa, propiedad de la familia Cohen, se hacía con el inmueble por 17 millones de euros, un cifra irrisoria si tenemos en cuenta que la portuguesa se gastó 68 millones de euros en levantar el centro.

Las obras de acondicionamiento comenzaron en el año 2014 y todavía faltan 6 meses para que terminen. Sambil prevé que el centro comercial abra sus puertas el próximo 24 de marzo, que será viernes. El de Madrid es el primer proyecto de esta compañía venezolana tanto en nuestro país, como en Europa, pero sus planes de futuro pasan por la expansión.

“No será la única. No hemos cruzado 7.000 kilómetros para hacer una sola inversión, aunque primero queremos consolidarnos aquí unos años”, ha declarado uno de los directores generales de Sambil, Roberto Cohen, este martes, en un encuentro con los medios en el mismo centro comercial. Según sus cálculos, en España hay mercado para establecer una red de “otros seis u ocho centro comerciales más”.

@entrammbasaguas

28 septiembre, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *