Opinión

La coz de los separatistas catalanes contra los moderados

EFE

Tonterías. Como tal pueden calificarse los últimos movimientos desesperada y antidemocraticamente separatistas del líder catalán Puigdemont. ¿Como explicar si no la expulsión de los moderados del Govern para facilitar la radicalización independentista, que de modo ridículo han calificado de “paso al lado” o “relevo voluntario”?. Lo que debía ser el Gobierno de los mejores ha sido sustituido por el de los más duros e incondicionales. Un crisis descomunal de Gobierno que deja sin palabras a la tradición moderada de los catalanes.

El separatista cree – como afirmo Gazziel, Director de la Vanguardia española de Barcelona hace la friolera de ¡ 87  años ! – que es imposible entenderse con el resto de los españoles y para remediar esa situación propone algo más difícil todavía, que es desentenderse violentamente de ellos. No se siente capaz de hacer el esfuerzo necesario para influir en España y en cambio sueña con el gigantesco despropósito de escapar a su influencia formidable.

Para salir de una de una dificultad crea otra mayor. Pero si faltan fuerzas para resolver la mas pequeña, ¿cómo van a tenerse para la máxima?. Por eso el separatismo ha sido siempre en Cataluña una pura negación estéril. Lo poco que se obtuvo llego en todo momento por vías de intervencionismo (en España). Y el separatismo no hizo mas que deshacer lo hecho, acarreando la anulación o destrucción de lo conseguido, y dejando a Cataluña desolada e inerme, sin la más vaga, la más remota o quimérica compensación. El separatismo es solo una ilusión morbosa que encubre una absoluta impotencia.

La mitad envenenada de los catalanes por la manipulación de estos últimos seis años desde las Instituciones Autonomicas dirá que los tiempos son otros, que la ilusión es alta y el proceso tranquilo. Pero la realidad es que hemos llegado al momento en que el Govern deberá desobedecer, cruzar las líneas rojas y plantar cara al Estado con todas sus consecuencias. Y nadie ha explicado suficientemente los costes del desafío. De momento algunos consellers, viendo lo que se avecina, han decidido o han sido empujados a irse a casa y ver el final por televisión.

¿No significa este relevo de los moderados una autentica “coz” contra la moderación catalana, separatista?

Manuel Monzon

16 julio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *