Opinión

El reconocimiento a un arma para defenderse y no para atacar

Imagen: Eldiario.es

Los héroes siempre tienen sitio en Rusia, al contrario de lo que ocurre en el mundo democrático. El año pasado les tocó ese reconocimiento histórico al zar Uvan el Terrible, con una estatua ecuestre en la ciudad de Oriol, y al Príncipe medieval Vladimir, con una enorme estatua frente al Kremlin de Moscú. El pasado mes de julio otro monumento en honor a Iván el Terrible se erigió en la capital rusa. Y ahora le ha llegado la hora a un personaje más reciente: el diseñador de armas Mijail Kalashnikov, fallecido en 2013, a los 94 años de edad.

El Gobierno ruso, respetuoso con TODA su historia, ha colocado una figura de metal  sobre un pedestal de mármol en el mismo centro de Moscú. El total siete metros y medio de honor escultórico que fueron inaugurados el pasado día 19 de septiembre por el Ministro de cultura, Vladimir Medinski. En las manos del así homenajeado el famoso fusil de asalto ASK-47, el más vendido del mundo, protagonista de infinidad de guerras, combates y guerrillas desde que Kalashnikov lo creó tras el final de la segunda guerra mundial.

Cuando recibió el encargo, el escultor, Salavat Shcherbikov, no incluyó el fusil en su obra, pero luego lo pensó mejor y llegó a la conclusión de que la gente podría no reconocer al creador sin él y fue incorporado a la escultura. La composición se completa con una pequeña escultura de San Jorge, patrón de Moscú  y, para todos los rusos, símbolo de valentía, coraje y virtudes militares, que mata al dragón con una lanza con mira telescópica y la inscripción en ella » AK-47″. También hay al pie del conjunto una silueta del globo terráqueo, que quiere representar lo popular del fusil en todo el mundo. Una frase del propio Kalashanikov acompaña a todo ese conjunto escultórico: «creé un arma para defender mi Patria».

Mijail Kalashnikov consiguió que las piezas de la recámara de su nuevo fusil estuviesen tan ajustadas que fuera imposible la entrada de arena en absoluto. La URSS lo exportó durante los años de la guerra fría a países del tercer mundo y se demostró ideal tanto para su utilización en los desiertos como en las selvas. Es mucho más efectivo – recordaba su propio creador – que el M-16 norteamericano. El AK – 47, utilizado por ejércitos y guerrillas de todo el mundo, forma parte hoy del equipamiento de las fuerzas armadas de más de 50 países y se estima que están en servicio más de 200 millones de unidades. El reconocimiento a un arma para defenderse y no para atacar.

Manuel Monzon

27 septiembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *