Madrid

La pasión anticlerical de Carmena

En la reciente comida que la alcaldesa, Manuela Carmena, celebró con los ex alcaldes de la capital, les dijo que, pese a los recortes en el presupuesto, no iba a cargarse la Semana Santa madrileña, que no tenía nada contra esta tradición religiosa y cultural.

Pero una cosa es no estrangularla de golpe y otra ir asfixiándola poco a poco, sin que apenas se note, en un intento de dejarla sin respiración. Yo no dudo de la en principio buena intención de la alcaldesa expresada a sus antecesores en el cargo, pero la influencia que sobre ella ejerce el ala más radical de su gobierno produce todo lo contrario.

Podemos ha hecho de esta Semana Santa una semana de pasión anticlerical allí donde gobiernan o tienen influencias en los gobiernos, y el Ayuntamiento de Madrid se ha unido a esa pasión por ir minando esta costumbre que va más allá de lo religioso y tiene mucho que ver con la tradición y la historia popular. Primero, Manuela Carmena decidió restringir sensiblemente el presupuesto municipal para este fin, equiparándolo al del Ramadán y del Año Nuevo Chino.

El segundo paso ha sido prohibir la presencia de los maceros y ordenanzas municipales en las procesiones, acabando así con una tradición ancestral. Tercero, el área de Medio Ambiente no autorizó unaprocesión que se celebraba desde hace 20 años en el distrito del Retiro, por supuesto «impacto ambiental», cuando a lo largo del año se celebra en el primer parque de Madrid un importante número de acontecimientos con muchos más participantes que en ese acto religioso.

28 marzo, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *