Actualidad, Madrid

Carmena, criticada por su propio partido

Ganemos y Podemos no renuncian a su promesa electoral de remunicipalizar los servicios públicos pese a que hace un mes la alcaldesa, Manuela Carmena, decidió tirar la toalla con el gran contrato de recogida de basuras cuya gestión podía recuperar, al finalizar este año las concesiones. Esta renuncia centró ayer la jornada organizada por Ganemos Madrid sobre la remunicipalización de los servicios –organizada después de que saliese a la luz la licitación de la concesión del servicio de recogida de basuras– y, pese a las justificaciones de algunos de los presentes, muchos otros consideraban que no se podía perder la oportunidad de acabar con las privatizaciones.

La principal defensora de la decisión de Carmena fue la concejala presidenta de Arganzuela y Usera, Rommy Arce, que reconoció que en el Gobierno municipal tienen «enormes conflictos entre los compromisos políticos y la realidad institucional en la que se encuentran». Así, afirmó que Madrid «es un turrón muy importante» con 1.025 contratos a gestionar por un valor de 925 millones de euros «que se disputan las grandes empresas».

Ante estas dificultades, Arce propuso trasladar la problemática de las remunicipalizaciones a las comunidades autónomas y al Gobierno central, atacando la ley de Estabilidad Presupuestaria como uno de los obstáculos a los que se enfrentan. Además, señaló que «hay que elegir las batallas» que librar para superar las contradicciones entre la promesa electoral y la situación real. Sin embargo, no dudó en destacar la remunicipalización de los servicios de jardinería realizada por el gobierno municipal de Ciudadanos en Arroyomolinos como «un ejemplo muy significativo de que cuando se quiere, se puede».

18 abril, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *