Actualidad, Madrid

Resaca electoral: políticas radicales como causa del desastre podemita

Llevamos más de veinticuatro con multitud de análisis postelectorales. No ha habido radio, televisión, periódico o medio digital que haya evitado valorar los resultados del 26J.

Lo mismo sucede en los cuarteles generales de los distintos partidos políticos que concurrieron a las urnas.

En el número trece de la calle Génova era todo alegría. Desde la imagen de Mariano Rajoy botando a la Andrea Levy más dicharchera y bailona, los populares no cabían en sí de gozo y no menos sorpresa.

En Ferraz ni mucho menos era el mismo panorama. Un Sánchez visiblemente hundido solo pudo argumentar cierta alegría por no haber sorpasso.

Más o menos lo mismo que en el hotel Eurobuilding, donde Albert Rivera relacionó sus ocho escaños menos a la Ley d’Hont.

Pero la valoración más pintoresca ha sido la hecha por Unidos Podemos en estos dos días. Sus principales cabezas visibles como Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Alberto Garzón o Pablo Echenique únicamente han manifestado “desconocer” las causas de su nefasto resultado.

Sin embargo, haciendo un análisis provincia por provincia y ciudad por ciudad se puede deducir que allí donde los podemitas instauraron los ‘ayuntamientos del cambio‘ se pegaron este domingo un batacazo importante.

Sirvan como ejemplo varios casos. En Madrid el PP aventajó en tres puntos a Ahora Madrid hace trece meses y ahora ha quintuplicado esa diferencia.

En Galicia, donde En Marea está plenamente implantad y con presencia institucional, los populares les han arrebatdo un escaño en La Coruña, que tiene especial relevancia por que en cuatro meses los gallegos eligen a su presidente autonómico.

Por otra parte, las continuas políticas radicales de Kichi ha desembocado en que el PP recupere su feudo y deje en mal lugar al alcalde podemoita gaditano.

Otro claro ejemplo de que los gobiernos del cambio han sufrido un desgste indudabe e innegable por su gestión en el día a día en materias como fiscalidad o educación ha sido la Comunidad Valenciana.

Allí, la vicepresidenta Mónica Oltra salió con la cara desencajada a valorar los resultados de A la Valenciana (Podemos-Compromís), que se dejó por el camino quince mil votos y provocó que el escaño extra de Valencia fuese a par a los de Isabel Bonig.

27 junio, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *